Versos para olvidar

Versos para Olvidar

Margarita-Carrera

 

COMO ALGUIEN DESESPERADAMENTE SOLO…

Por: Margarita Carrera

 

Como alguien

desesperadmente solo

sentado en el banco

de una plaza.

 

Como quien se ha detenido

en su indivisible susto

perseguido de ángeles

y demonios.

 

Así

el poeta

llora

y habla con Dios

como un maniático

y le cuenta

de la sangre

y del alba.

 

Habla con los sordos

en su lenguaje mudo

y con las ratas miserables

de la ciudad ensangrentada.

 

Santos Morales, F. (1983). Los nombres que nos nombran. 1a. edición. Tipografía Nacional, Guatemala, Guatemala, página 96.

 

Imagen tomada de http://4.bp.blogspot.com/-5aUEj8_n0Z8/TZ4rlw7k1uI/AAAAAAAAN4I/sry2kEmucvE/s400/Margarita-Carrera.jpg


 

 

Carmen Matute

 

 

INSOMNE

Por: Carmen Matute

 

En la sombra

invento besos

para tu cuerpo de hombre.

Insomne busco

la ardiente garra del deseo

para herirte.

Insomne quiero

que en mis muslos

florezcan

tus antiguos hábitos

de violador primero.

 

Santos Morales, F. (1983). Los nombres que nos nombran. 1a. edición. Tipografía Nacional, Guatemala, Guatemala, página 260.

 

Imagen tomada de http://www.s21.com.gt/sites/default/files/imagecache/Featured_first_area/vida22a_247_0.jpg


 

María de los Ángeles Ruano

 

 

CINEMATÓGRAFO

Por: María de los Ángeles Ruano

 

Luz azulada y besos distraídos,

amnesia momentánea, afuera llueve.

 

Siluetas, siluetas de días desaparecidos,

alardear de vida, sin telones, con butacas inmóviles.

 

Humo de cigarrillos, almas calladas

con espirales de sonrisas anestesiadas.

 

Afuera llueve, los carros encienden sus faroles,

pero la sala quieta

se estremece ante sueños encadenados en ceniza.

 

Santos Morales, F. (1983). Los nombres que nos nombran. 1a. edición. Tipografía Nacional, Guatemala, Guatemala, páginas 266-267.

 

Imagen tomada de http://1.bp.blogspot.com/_2ZqoVLEc-Hc/TJkh_apooUI/AAAAAAAAFqU/_D5NgiooN90/s1600/maria+de+los+angeles+ruano2.jpg


 

 

deliaquinonez

PÁJAROS

Por: Delia Quiñónez

 

La tarde se tiñó de pájaros

fue preñándose de plumas…

La vi alzarse

profunda como una campanada.

Pero fue quedándose quieta,

tornándose lejana:

se borraron las plumas,

su tintura de pájaros

fue muriéndose toda…

 

Santos Morales, F. (1983). Los nombres que nos nombran. 1a. edición. Tipografía Nacional, Guatemala, Guatemala, página 270.

 

Imagen tomada de http://www.literaturaguatemalteca.org/autores/deliaquinonez.jpg


 

 

Deja un comentario