Se buscan libros usados

Se buscan libros usados

El Segundo Paraíso de José Eduardo Zarco

Por: Julio Pellecer Solórzano

La relación entre el periodismo y la literatura tiene una trayectoria bastante larga. En la primera mitad del siglo XIX, el periodismo en español fue revolucionado por Mariano José de Larra (también conocido como Fígaro, el Pobrecito hablador, el Duende, y no sé si se me escapa algún otro de sus pseudónimos). No su lengua aguda sino su expresión escrita de la misma, lo convirtió en un personaje tan temible como notable. Fue un ingenio que se apagó antes de los treinta años.

Sucedió, según los registros, Leopoldo Alas “Clarín”, otro genio, cuya vida también finalizó tempranamente, pero no tan prematuramente como la de Larra. Pero, a diferencia de este último, quien es recordado por sus artículos, Clarín mantiene su vigencia gracias a su producción narrativa: cuento y novela.

Imagen (2)

A nivel latinoamericano, entre los periodistas que se han hecho un nombre dentro de la literatura: Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, ganadores de sendos premios Nobel.

En Guatemala, hay ejemplos de periodistas que han incursionado en la literatura. José Milla, considerado por algunos como el padre de la novela guatemalteca y quien fuera cuestionado por otro periodista literato, Enrique Gómez Carrillo, el así llamado Príncipe de los Cronistas.

La novela corta o cuento largo, según cada gusto literario, que me ocupa, del fallecido periodista guatemalteco José Eduardo Zarco, es motivo de interés porque para mí es una agradable sorpresa. Se trata de un relato breve, al punto que quien la prologa afirma:

… me atrevo a decir que esta obra, dentro de la narración, cabe muy bien en lo que se llama cuento, en el sentido que lo indica Anderson Imbert; esto es, el autor “aprieta su materia narrativa hasta darle una intensa unidad tonal[1].

 Sin embargo, la obra está dividida en siete capítulos, un número significativo, tomando en cuenta la temática: en siete días fue creado el mundo. Y el autor proyecta una nueva creación, sólo que se trata más bien de una re-creación, debido al carácter artificial del intento.

También parece un guiño que el protagonista tenga por nombre Emanuel, y que sea una especie de genio, con un intelecto superior, pero carente de la capacidad de vivir en sociedad.

Decía Aristóteles que ningún hombre puede vivir aislado de los otros, que aquellos que pueden vivir fuera de la sociedad, por su incapacidad de inclusión o su autosuficiencia, serían bestias o dioses.

Y Emanuel vive fuera de la sociedad, y en su soledad decide que es necesario reiniciar la creación, de la misma manera que se hace con una computadora personal.

Del mismo modo que Mary Shelley lo hizo en su “Moderno Prometeo”, el autor remite, sin entrar en mayores detalles, en la creación de dos seres artificiales: “homunculus”, como les llama Juan Ramón Zac, autor de la reseña en la contraportada del libro (por cierto que, en El Visitador de Pepe Milla, también se menciona la intención de uno de los personajes por crear un homúnculo).

Creo difícil enmarcar El Segundo Paraíso en algún género específico, podría ser una obra de fantasía o ciencia ficción, pero también una sátira política al más puro estilo de Jonathan Swift, autor de Una modesta proposición (además de la famosísima, pero creo que muy poco leída “Viajes de Gulliver”).

Anteriormente, apunté que esta obra es una agradable sorpresa, y la razón es que la prosa se hace fluida, la experiencia del periodista, del redactor que sabe cómo acercarse al gran público.

Los temas tratados son ambiciosos y difíciles de compendiar en una obra de ochenta y dos páginas, pero creo que Chepe Zarco salió airoso, y solamente podemos preguntarnos qué más hubiera ofrecido posteriormente.

Pero como otros periodistas literatos, ya se dijo, un Larra o un Clarín, no queda más que quedarnos con la duda y explorar este irreverente e informático El Segundo Paraíso.

El Segundo Paraíso, también puede encontrarse en la Biblioteca Central de la USAC, donde cuentan con nueve copias. En mi caso, lo adquirí en libros usados. Por eso, se buscan libros usados, el nombre de la sección.

[1]Zarco, José Eduardo. El Segundo Paraíso. Ediciones América. Primera Edición, Guatemala, 1990, página 13.

Deja un comentario