Literatura y procesos cognitivos

literatura y procesos, Literatura y procesos cognitivos

DSC00888

-IV-

¿Qué es literatura?

Por: Daniel Alarcón Osorio

2. Perspectivas diferentes de significación humana y profesional

Cada ser humano de acuerdo a su propia cultura, religión, país, región o idioma o época, prejuzga y juzga las manifestaciones artísticas por muy diversas estas sean.

Asimismo es, dependiendo la escolaridad (oficio u profesión), como también se prejuzga y juzga, las distintas expresiones y manifestaciones educativas y culturales realizadas por seres humanos.

Sucede lo anterior, dado que en las distintas instituciones culturales y educativas, “evidencian o les enseñaron”, si son necesarias e importantes o lo contrario: la cultura y la literatura como producto cosmético, adorno, o de evasión.

Cada institución educativa y cultural está conformada por un paradigma (modelo, ejemplo, prototipo, hábito, tradición, historia, estereotipos) que conlleva una ideología precisa y evidenciada en las prácticas culturales y educativas desde la visión, visión, valores, y los contenidos implantados a través de los profesores o maestros, según ellos mismos se consideren, y sus programas de los diferentes cursos, materias o asignaturas, en el tiempo y el espacio escolar o académico.

La cultura que creamos y sostenemos con nuestras redes de comunicaciones incluye no sólo nuestros valores, nuestras creencias y nuestras normas de conducta, sino también nuestra propia percepción de la realidad (Capra, Fritjof. Las conexiones ocultas. Implicaciones sociales, medioambientales, económicas y biológicas de una nueva visión del mundo. Editorial Anagrama, Barcelona, 2003, página 202).

DSC00880

En ese sentido, el aprendizaje sobre la literatura ha estado condicionado en el ámbito cultural y educativo, el cual también ha sido también extendido y multiplicado de formas variopintas en las diversas y diferentes profesiones, bajo una visión reduccionista, conductista, paradigmática, unilateral, así:

(…) la pedagogía ha intentado casi siempre controlar la experiencia de la lectura anticipando sus resultados, reduciendo la incertidumbre, sometiendo su multiplicidad y convirtiéndola, en definitiva, en un medio para un fin previsto (Larrosa, Jorge. La experiencia de la lectura. Estudios sobre literatura y formación. Nueva edición revisada y aumentada. FCE, México, 2003, página 47).

Derivado de ese sentido unilineal, racionalista y pragmatista, con que la Pedagogía es llevada en las diferentes instituciones educativas y culturales donde se imparten profesorados en Enseñanza Media y licenciaturas en Educación e incluso Maestría o Doctorados, se forma a adultos como niños y a niños como adultos (Pedagogía: educación de niños. Andragogía: educación de adultos).

DSC00890

La no delimitación desde las instituciones educativas y culturales con relación a la lectura, literatura, escritura y educación, y la falta de investigación transdisciplinaria provoca rezago teórico y metodológico y abordaje sociocultural, sobre qué, cómo y para qué enseñar literatura y realizar la lectura y escritura con niños, adolescentes, jóvenes y adultos, no solo en espacios educativos sino en diversos medios de comunicación y redes denominadas sociales como profundización necesaria del código letrado.

Como resultado explícito de esta conminación sobre el aprendizaje de la literatura y del acto de leer y en educación, se cuenta con:

  • Analfabetismo real (connacionales que no saben leer ni escribir).
  • Analfabetas funcionales (saben leer pero no leen y por tanto, tampoco escriben sobre su propia área de conocimiento).
  • Analfabetismo cultural (desconocimiento de idiomas mayas).
  • Analfabetismo emocional (los guatemaltecos no nos vemos a los ojos al hablar y cuando hablamos repetimos 2 o 3 veces lo mismo), producto de la Historia, educación y cultura recibida y que se recibe aún.
  • Analfabetismo digital (falta de uso y dominio de las Tecnologías de Información y Comunicación). Dar el salto a lo digital implica forzosa y previamente pasar primero por el código letrado; si no, más de lo mismo será.
  • Analfabetismo global (sin dominar el idioma inglés). La lectura es fundamental para llegar a esto.

De tal suerte, muchas personas consideran que estudiar literatura no trae ningún beneficio humano y social. Asimismo, se considera el acto de leer como medida para pasar el tiempo, salir de un problema o poder irse a dormir pronto, cuando la literatura es un objeto social y literario.

DSC00891

No puede existir el individuo fuera de lo social, ya que el proceso de autodefinición está inmerso en los procesos culturales que son el resultado de relaciones sociales. A través de la cultura el individuo entra en contacto con los signos ideológicos que van a definir su propio ser. Estos signos ideológicos están centrados en el lenguaje (Arias, Arturo. La identidad de la palabra. Narrativa guatemalteca a la luz del Siglo XX. Artemis y Edinter, Guatemala, 1998, página 7).

 Continuará…

One thought on “Literatura y procesos cognitivos

Deja un comentario