Literatura y procesos cognitivos

literatura y procesos, Literatura y procesos cognitivos

-II-

Entonces, ¿qué es literatura?

Las formas artísticas no son eternas,
responden a épocas y mentalidades concretas*

Construir aprendizaje humano y profesional exige saber lo que se imparte, así como de la propia área del conocimiento. Sobre lengua y literatura existen muchas definiciones, como nuevas por hacerse.

Todos saben opinar sobre literatura pero no definirla, dando por sentado que la lengua es aparte. Ven la lengua y la literatura por separado. Así aprendieron y confundidos ellos mismos, extravían a los estudiantes con sus prácticas culturales y educativas ortodoxas.

A la lengua y la literatura, las ven y aplican como fin y no como medio. Buscando con esto: “didactizar”, a rajatabla todo proceso de lectura y convirtiendo toda lectura en actividad pura y dura. ¿Dónde queda el pensamiento complejo, las inteligencias múltiples, la evaluación alternativa y lo holístico?

No por leer poemas, el estudiante está en capacidad de escribir poesía. No por leer cuentos, el estudiante puede escribir cuentos. ¿Pregúntenle a los profesores o maestros (según se consideran) si de tanto pedir “creaciones” los ha hecho “creativos”?

Una cosa es saber qué es y otra cómo se llega a escribir. Luego quieren que los estudiantes sean creativos cuando ya lo son, pero pedir sin sentir es confundir a los estudiantes. Como guinda del pastel, quienes piden “creaciones”, no leen ni saben escribir.

Saben que un cuento cuenta pero no saben que la tradición oral, lo cotidiano, hace los cuentos y por eso no seducen leyendo en voz alta todos los días sin importar el grado o el curso, pero su perfección imperfecta exige perfección cuando a los estudiantes les indican lean en voz alta.

Situación y circunstancias que en las prácticas culturales y educativas dentro del sistema educativo nacional, ha marcado el devenir teórico, metodológico y epistemológico de la enseñanza y nula investigación sobre la lengua y la literatura.

El sistema educativo nacional cuenta con sobrepoblación de profesionales del área pedagógica, quienes por mucho tiempo han impartido los diferentes cursos de las mismas especialidades, así como por maestrandos y doctorandos en Educación que, forman a nuevos maestrandos y doctorandos, responsables de formar capital humano al-ta-men-te repetitivo.

Tanta masa “crítica pedagógica”: ¿dónde estuvieron para protestar por el cierre de la carrera magisterial? ¿Dónde están ahora listos para protestar por la compra de lapiceros a precios increíbles por la exministra de Educación?

También es cierto, que el peso del aprendizaje de la especialidad ha recaído y recae en los profesores o maestros (según se consideren) de los departamentos de Letras, ahora casi denominados de Educación, que su fuerte no es la enseñanza de la lengua y la literatura, y de investigación que vincule educación literaria nada.

Lo cual hace divorcio de forma inmediata con los contextos socioculturales y no se sabe si ¿estará en el futuro?, estructurada la investigación para integrar aprendizajes de lengua y literatura.

Tanto los profesores o maestros (según se consideren) de las áreas de Lengua y Literatura como de Pedagogía, silenciosamente realizan canon literario, que ni el propio ministerio de Educación sabe orientar, aplicando la literatura literaria como la no literaria, dentro de las prácticas culturales y educativas.

Entonces, ¿qué es literatura?

1. Discusión permanente, inagotable, indefinida.

2. Sentidos y significados diversos culturales.

3. Perspectivas diferentes de significación humana y profesional.

4. Funcionamiento de significantes.

5. Palabra. Frases. Oraciones. Lenguaje. Lengua e idioma. Habla. Idiolecto. Sociolecto. Código. Pensamiento. Realidad. Mundo. Discurso. Todo unido en la cultura: encadenadas y concatenadas sincrónica y diacrónicamente.

Continuará….

Referencias bibliográficas

*Rivera Garza, Cristina (coordinadora). La novela según los novelistas. FCE, México, 2007, página 186.

Deja un comentario