Literatura y procesos cognitivos

literatura y procesos, Literatura y procesos cognitivos

Instituciones educativas y culturales

Por: Daniel Alarcón Osorio

La escuela, el colegio, el instituto y la Universidad es el espacio-tiempo de producción de conocimientos en el que se enseña y en el que se aprende, también comprende el enseñar y aprender de un modo diferente[1].

El tatuaje o marca que impregnan las diversas instituciones educativas y culturales, vía los distintos interlocutores que las integran, sin importar sin son públicas, privadas, corporativas o corporativas, es tan evidente cuando de enseñanza se trata.

Pueden tener hermosa visión, misión, políticas educativas, principios y valores, dentro de su publicidad; pero a lo interno, uno encuentra nepotismo y neoconductismo educativo, con guerra de títulos improductivos dentro de la plantilla docente (sin producción de conocimiento nuevo), aunado a condiciones laborales terciarizadas (profesores horarios en la USAC (clientelismo político), copiando a las privadas) en pro de la cobertura, obviando la calidad educativa que se requiere.

El ejemplo más contundente es cuando de leer y escribir se trata. Profesor que no lee no puede seducir a los estudiantes a leer. Profesor que no escribe tampoco puede pedir que los estudiantes escriban. ¡Así aprendió, así enseña!

Otra evidencia palpable es cuando se trata de revisar ortografía, acentuación, puntuación, redacción y exista adecuación, coherencia y cohesión en el contenido, solo se limitan los “profesores” a revisar si el estudiante cumple con el contenido pero sin verificar la forma y el fondo de lo solicitado.

Como si la lectura y la escritura, no atravesarán todo la formación humana y profesional, sin importar carrera, curso, asignatura, e incluso carrera.

Luego creen dentro de las instituciones educativas y culturales, que hay que ser genio para escribir, como si dependiera de la inspiración. Con razón no se hace investigación educativa vinculante a realidades cotidianas e inéditas.

¡Se es de donde se salió! Cuestión determinante cuando se trata de formar a profesores de Segunda Enseñanza o Lics. o en Maestrías o Doctorados en Educación o en la especialidad que sea. Responsabilidad de todas las universidades y sus autoridades y sus profesores. Tanto título, tanta improductividad humana y profesional.

 

Referencia bibliográfica

[1] Freire, Paulo. Cartas a quien pretende enseñar. Siglo XXI Editores, México, 1997, página 2. (Las negrillas y cursivas son mías).

Imagen, tomada de: https://www.google.com/search?q=t%C3%ADtulos+de+libros+fuertes+contra+instituciones+educativas&client=firefox-b&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwiOgv3Y_8POAhVGHR4KHYaUAe0Q_AUICCgB&biw=1304&bih=699#tbm=isch&q=apocal%C3%ADpticos+e+integrados&imgrc=aB43HugtfQfLKM%3A

Deja un comentario